fLash Blog

DIY BEAUTY RISKS


Creado por Mirada Flash el 02 mayo 2017

Share




¿Hasta qué punto son seguras y eficaces las recetas hechas en casa? La cultura Do It Yourself se encuentra fuera de control y también los riesgos que conlleva. En el tutorial de YouTube “Quita las espinillas al instante”, que ha acumulado más de 22 millones de visitas, Mariana Quiperz (quien no es dermatóloga ni cosmiatra) difundió su receta para obtener una nariz libre de imperfecciones. ¿El ingrediente clave? ¡Pegamento blanco! Pero ese no es el único componente que se recomienda en internet. Otros que están en boga son jugo de limón, Aspirina, azufre, pasta dental y todo el contenido del refri: canela, levadura de cerveza, claras de huevos, piña, jitomate... Ahora bien, si lo que se desea son pestañas kilométricas, “el suero milagroso” está hecho a base de café y, por increíble que parezca, ¡jugo de cebolla!

No te arriesgues

Siempre será más recomendable recurrir a productos cosméticos disponibles en farmacias especializadas, tiendas departamentales o consultorios médicos, pues están dermatológicamente probados, cumplen con estándares de control de calidad, sus activos se encuentran estabilizados y poseen tecnologías específicas para atacar necesidades concretas.

Las preparaciones caseras sólo actúan en la capa más superficial de la piel, la epidermis, por lo cual los cambios que se aprecian son transitorios, bajos, aleatorios y poco significativos. Además, es importante tener en cuenta que como estas recetas no cuentan con conservadores y no han sido fabricadas en un medio estéril, sólo deben emplearse en una ocasión. Guardarlas en el refrigerador no detiene los procesos de contaminación bacteriana, oxidación y descomposición.

Los buenos de la historia

En su libro Forget the Facelift: Turn Back the Clock with a Revolutionary Program for Ageless Skin la dermatóloga estadounidense Doris J. Day, miembro de la American Society for Dermatologic Surgery, señala que hay ingredientes que pueden usarse sin temor a padecer reacciones adversas. Entre sus favoritos se encuentran la miel, eficaz para tratar lesiones por sus propiedades antisépticas y la sábila, adecuada para aliviar quemaduras y ciertas irritaciones cutáneas, ya que es un antiinflamatorio natural.

Los aceites de oliva y coco brindan un óptimo nivel de hidratación. Si masajeas ligeramente el contorno de los ojos con un poco de estas sustancias combatirás las arrugas. El aceite de oliva puede usarse para limpiar la piel grasa y, a menudo, se emplea como aglomerante en exfoliantes elaborados a base de azúcar o sal. Para tener una cabellera sedosa, la especialista recomienda aplicar aceite de coco, dejar que se absorba durante cinco minutos, dar un masaje con shampoo y enjuagar con agua fría.

La sal, el azúcar y el bicarbonato de sodio pueden usarse como exfoliantes de grano fino porque tienen cualidades antisépticas y abrillantadoras, y son fáciles de agregar a cualquier limpiadora facial para hacer un producto exfoliante. Otros elementos recomendables son el té blanco, ideal para descongestionar el rostro por su alto nivel de antioxidantes y cafeína, y el yogur, apropiado para realizar mascarillas, pues suministra la cantidad suficiente de ácido láctico para tratar ciertas condiciones.

 

Los malos del cuento

  • Puede ocasionar dermatitis por contacto de tipo irritativo, originar manchas pigmentadas o cicatrices que pueden ser irreversibles.
  • Claras de huevo. Hay que tener cuidado, porque a veces contienen salmonella, y si la ingieres accidentalmente podrías contraerla.
  • La canela y la pimienta enrojecen la piel y la cúrcuma tiñe la piel de color naranja.
  • Jugo de limón. Contiene psoraleno, compuesto muy sensible a la luz que genera manchas que no se desvanecen con facilidad.
  • Agua oxigenada. Provoca escocedura en el cuero cabelludo, ya que el peróxido de hidrógeno es tóxico para las células cutáneas.