fLash Blog

HOMEMADE BEAUTY GODDESS


Creado por Mirada Flash el 12 julio 2017

Share




Rescata de la cocina los ingredientes que te ayudarán a lucir radiante. 

Si bien es cierto que la cultura Do It Yourself ha llegado a niveles peligrosos (como esos tutoriales de YouTube en lo que se recomienda usar pegamento como ingrediente clave para elaborar una mascarilla peel off), también es verdad que hay recetas hechas en casa que son eficaces y garantizan buenos resultados.

 

TOMA EL LLAVERO ABUELITA…

Han pasado de generación en generación y tiene garantía vitalicia. Las recomendaciones de las abuelas funcionan, no cabe duda, y aquí está el six-pack que ha superado la prueba del tiempo.

 

  1. ¿DE LADITO? Nada mejor para prevenir las arrugas que dormir boca arriba. Esta indicación es muy atinada, ya que la presión constante en una parte específica de la cara provoca líneas, algo que pueden constatar las personas que siempre duermen del mismo lado y en posición lateral. Aún cuando el organismo tiene la capacidad de combatir las arrugas mediante la sustitución de las fibras de colágeno dañadas por otras nuevas, después de los 30 años la producción de colágeno es como la fe en el matrimonio: disminuye significativamente.

 

  1. DULCES CARICIAS El azúcar ha tenido tantos usos en la cocina como en el cuarto de baño, pues se considera uno de los exfoliantes más eficaces debido a sus granos finos y cualidades Para conseguir un producto exfoliante libre de químicos sólo requieres ½ taza de azúcar refinada, ½ taza de aceite de almendras y una cucharadita de ralladura fina de limón. Mezcla todos los ingredientes hasta conseguir una pasta uniforme, aplícala en la cara limpia con suaves movimientos circulares y enjuaga con agua tibia.

 

  1. LA INFALIBLE ¿Resequedad facial? Dirígete a la cocina y ve por aguacate y aceite de oliva (no, no vas a preparar guacamole). El aguacate tiene una equilibrada composición de ácidos grasos y, junto con el aceite de oliva, altamente hidratante y rico en vitamina E, sella la humedad en la piel. Preparar una mascarilla hidratante es fácil: dos cucharadas de aceite de oliva, un aguacate pequeño e integrar perfectamente ambos ingredientes, eso es todo. Déjala actuar por 10 minutos y retírala con agua tibia.

 

  1. LA CLÁSICA La miel de abeja es una maravilla: purifica, brinda luminosidad, alivia el enrojecimiento, balancea el pH y es un agente antiinflamatorio. Posee vitaminas B1, B2, B6, C y ácidos orgánicos. La avena, por su parte, es un limpiador natural, eficaz en el tratamiento del acné, elimina la resequedad y sus proteínas hidratan, aclaran y protegen la piel. La fórmula tradicional lleva una cucharada de copos de avena orgánica, dos cucharaditas de miel de abeja pura y una cucharadita de agua destilada. Hay que moler la avena hasta pulverizarla, para después combinarla con la miel y el agua destilada hasta formar una pasta espesa, la cual se aplica sobre la cara limpia durante 20 minutos. Aclara con agua tibia y comprueba el óptimo nivel de limpieza y humectación

 

  1. ¡AY, OJITOS! ¿Desvelada, mi reina? Si anoche te fuiste de fiesta y dormiste menos de cinco horas, hay un remedio infalible para combatir los ojos hinchados: las rodajas frías de pepino. Por su riqueza en agua, vitamina E y aceites naturales, es uno de los mejores ingredientes para el cuidado externo de la piel. Tiene propiedades hidratantes y anti-inflamatorias, por lo que dota de elasticidad a las células, disminuye las ojeras y alivia los ojos cansados. Además, ayuda a suavizar el contorno de los ojos, pues lo hidrata y le devuelve la frescura perdida por la falta de descanso.

 

  1. AHÍ VIENE EL COCO El aceite de coco está considerado un superalimento por su combinación única de ácidos grasos de cadena media que reportan grandes beneficios a la salud, como la pérdida de peso y la mejora de la función cerebral. En el plano cosmético, brinda un óptimo nivel de hidratación en el cabello, nutriéndolo a profundidad. Para tenerlo sedoso y brillante, coloca aceite de coco (de la parte media hacia las puntas), deja que se absorba durante 10 minutos, masajea con shampoo y enjuaga con agua fría.