fLash Blog

¡ILUMÍNAME, SEÑOR!


Creado por Mirada Flash el 29 junio 2017

Share




Cómo aplicar correctamente el iluminador. Manual de uso.

Kim Kardasian, ama y señora del iluminador

En las fulgurantes historias de maquillaje siempre hay figuras causantes de su éxito. En el caso del iluminador, las hermanas Kim y Khloé Kardashian son, sin lugar a dudas, la dupla responsable de que este cosmético se haya convertido en la obsesión de millones de mujeres que desean (literalmente) brillar. Favorecedor, sexy, divertido e incluso anti-aging (ayuda a disminuir los signos del cansancio y el estrés), el iluminador atesora grandes promesas, siempre y cuando se utilice adecuadamente.

HÁGASE LA LUZ

Información fundamental: es un desarrollo cosmético con partículas reflectantes que aporta luminosidad y vitalidad al rostro, disponible básicamente en tres presentaciones: polvo, líquido y lápiz, aunque también existe la versión en gel. Los makeup artists no se cansan de señalar –con justificada razón– que no es ni un corrector ni una base de maquillaje y, por lo tanto, no debe usarse para los fines que cumplen esos productos. ¿La calve? Administrarlo en las zonas específicas que se desean realzar y, por supuesto, tomar en cuenta las siguientes recomendaciones.

La mesura es el mejor amigo de este cosméticoLa mesura es el mejor amigo de este cosmético

¿Cuándo? Hay que emplearlo después de esparcir una base ligera de maquillaje y antes del polvo compacto, el cual sólo deberá colocarse en la “Zona T”. El resto de los brillos naturales de la piel hay que respetarlos e incluso potenciarlos con el iluminador, pues al reflejar la luz se consigue una apariencia más, fresca, lozana y juvenil.

fLASH Tip: La textura liviana de los iluminadores permite utilizarlos sin miedo, ya que no dejan demarcaciones en el rostro; sin embargo, esto no significa que debas exagerar. Recuerda que cuantos más pigmentos reflectantes contenga el producto, menos cantidad necesitarás usar.

Gigi Hadid no sale de casa sin él...Gigi Hadid no sale de casa sin él...

¿Cuál? El iluminador en lápiz suele tener mayor capacidad de cobertura, dependiendo, obviamente, de la cantidad que se emplee. Es ideal para maniobrar con precisión y exactitud en el lagrimal y el rabillo del ojo, siempre y cuando no olvides difuminar muy bien con la yema del dedo anular. Los iluminadores en polvo hay que manejarlos cuando el maquillaje ya está casi terminado, para así no interferir con sus cualidades luminiscentes. Para ello, debes utilizar una brocha no muy ancha y de pelo suelto. En lo que respecta a las versiones líquidas, por lo general versátiles y rápidas, hay que señalar que algunas poseen una contextura ligeramente oleosa, por lo que no son recomendables para cutis grasos. Por último, la presentación en gel, la más novedosa, es apta para todo tipo de pieles y se aplica con facilidad.

fLASH Tip: Selecciona el matiz más parecido a tu tono. Esta norma, también imputable para la base de maquillaje, adquiere aún más importancia, pues si el iluminador es más claro o más oscuro que tu piel, lo único que conseguirás es remarcar las imperfecciones, obteniendo el efecto contrario al deseado.

El iluminador funciona bien en todos los tonos de pielEl iluminador funciona bien en todos los tonos de piel

¿Dónde? Como su nombre lo indica, el iluminador aporta luz a las zonas opacas, como el surco nasogeniano, el contorno ocular, el entrecejo y los párpados. Asimismo, tiene la virtud de destacar los rasgos más favorecedores de cada rostro, como los ojos, pómulos y labios. Los profesionales sugieren aplicarlo en el lagrimal (para distraer la atención de las ojeras, las líneas de expresión o las bolsas), en los arcos de las cejas (para un efecto lifting en los párpados) y en la barbilla (para afinar la cara). Ahora bien, es importante indicar que si se coloca inadecuadamente en la zona de los ojos, te verás como un oso panda; pero si lo suministras bien, tus ojos lucirán como dos luminarias.

fLASH Tip: Tras aplicar el corrector, y con ayuda de un pincel, coloca una pequeña cantidad de iluminador líquido sobre las ojeras y difumina suavemente con la yema del dedo anula hasta que se fusione con el resto de piel. Otro truco maestro: para hacer que los labios luzcan más carnosos, con el iluminador en lápiz dibuja una línea que siga el trazo del arco de Cupido. ¡Alerta! Jamás apliques el iluminador en las líneas de expresión evidentes, ya que las acentuará.

 Khloé Kardashian y su amor por el iluminadorKhloé Kardashian y su amor por el iluminador