fLash Blog

IMPACTO GRÁFICO


Creado por Mirada Flash el 01 septiembre 2017

Share




Pinta tu raya y apodérate del influjo Op Art que dibuja el verano más cool.

Verticales, horizontales, diagonales, en zig-zag, concéntricas… Llévalas como quieras, pero que sean en blanco y negro, con mucha intención y la audacia suficiente para colapsar el tránsito. Las franjas, guías, rayas y líneas se imponen como el motivo más versátil para refrescar un lenguaje gráfico que construye siluetas que van de lo clásico a lo avant-garde. Los diseñadores imprimieron sus principios estéticos en las propuestas estivales, pero independientemente de las opciones surgidas de sus talleres, todos coincidieron en un punto: mientras más contundente es el juego óptico, más poderoso resulta el statement.

ÚSALAS POR LAS NOCHES

Si pensabas que las rayas eran privativas de las mañanas y las tardes, es un buen momento para que reconsideres. Carolina Herrera las empleó para confeccionar elegantes vestidos de noche plenos de femineidad, mientras que Giambattista Valli las transportó a una ecuación de cocktail muy sexy y la firma neoyorquina Proenza Schouler optó por bordados majestuosos e inesperados cut outs para un diseño fuera de serie.

TRANSFORMA  LO CLÁSICO

La sofisticación contemporánea no tiene nada que ver con lo predecible y reiterativo; al contrario, es una apuesta que busca poner al día un recurso tan frecuente como las líneas. Por ello, la idea es jugar con diferentes cortes, proporciones y materiales, incorporando alguna prenda o bloque sólido, siempre respetando la combinación blanco y negro. Así lo hicieron las marcas Carolina Herrera, Chloé, Les Copains y Nina Ricci.

JUEGA CON ELLAS

Si antes era un pecado mezclar franjas horizontales con otras verticales y transversales, hoy es un mandato estilístico casi inevitable. ¿Causa, motivo o razón? Simple: le brinda movimiento, ritmo, originalidad y cadencia a cualquier formulación, de manera que se torne más interesante. Así lo confirman las creaciones de Nina Ricci, Proenza Schouler y Redemption. Es oficial: la multidireccionalidad es a esta tendencia lo que el aire a un globo: básica.

ATRÉVETE A MEZCLAR

OK, de acuerdo, si vestirte con rayas en todas las direcciones posibles o en una sola te remite directamente al uniforme que los presos llevaban décadas atrás, entonces la solución es que aprendas a combinarlas. Giambattista Valli las homologa con un delicado trabajo de aplicaciones florales implementadas sobre materiales vaporosos. En el polo opuesto, Marques’Almeida se desentiende de todo tipo de normatividades y contrasta las líneas con un estampado que evoca piel de vaca. La calve para acertar es la siguiente: no coordines franjas con otros motivos geométricos y, sobre todo, mantén la fidelidad al binomio black & white.

CÚBRETE DE ARTE

Sin duda, la vertiente más poderosa de esta corriente es la que se vincula con referencias Op Art y asume ciertos principios del arte cinético. La obra de Victor Vasarely, tamizada a través de la particular sensibilidad del creador inglés Gareth Pugh, se convirtió en una irreverente oleada de creatividad que no acepta puntos medios: tomas todo o te quedas sin nada. En una versión más accesible, el sello francés Chloé retomó esta misma arista para procesarla en un formato comercialmente viable pero, no por ello, menos propositivo. ¿Qué opción prefieres?