fLash Blog

Lo que debes saber sobre la micropigmentación de cejas


Creado por Mirada Flash el 18 mayo 2017

Share




 

Contundentes, delgadas, clásicas, negras o color marrón, pero siempre perfiladas vello por vello mediante la micropigmentación de cejas, una técnica que cotiza al alza. “Es una variante del tatuaje en la que se utilizan pigmentos no definitivos que se degradan con el paso del tiempo, ya que los tintes permanentes, en la zona del párpado, con frecuencia sufren migración a los tejidos vecinos, debido al bajo peso molecular de sus fórmulas. Generalmente, se realiza con anestesia tópica, por lo que sí es molesto en la mayoría de los casos; también se puede efectuar con bloqueos local-regionales, pero esto sólo lo debe hacer un especialista certificado”, señala la doctora Yolanda Leticia Mantilla Ramírez, cirujana plástica y estética.

 

Por su parte, Silvia Galván, diseñadora de imagen y directora de Silvia Galván Imagen Studio, asegura que “el tatuaje de cejas no es un procedimiento que yo recomiende, ya que el efecto es falso y evidente. En lugar de ello, nosotros somos pioneros, desde hace tiempo y con excelentes resultados, de la micropigmentación de cejas, un sistema que emplea pigmentos minerales o vegetales en la primera capa de la piel, y cuyos resultados duran aproximadamente un año, dependiendo de los cuidados y retoques”.

 

Los pros

Galván comenta que, en principio, la micropigmentación sólo tiene ventajas, pues con el dermógrafo se puede trazar uno a uno los vellos faltantes, dando continuidad a los que la persona ya tiene. 

  • Hace posible camuflar la ceja y que el resultado se vea natural. Las cejas quedan completas, los huecos son rellenados con trazos que simulan el pelo faltante, favoreciendo así la definición del contorno facial.
  • Permite recuperar el vello mal depilado, pues disimula la escasez y posibilita el crecimiento del pelo de acuerdo al diseño creado, evitando la eliminación de cejas que no es necesario depurar.
  • Se realiza con una sola aguja sin raspar la piel, por lo que no se generan hematomas.
  • Garantiza una apariencia de arreglo personal en todo momento.
  • Es ideal para quienes tienen cejas incompletas (con espacios, huecos, trazos discontinuos, cicatrices, etcétera) o carencia total de ellas.

 

Los contras

La doctora Mantilla Ramírez señala que es importante tener en cuenta los siguientes aspectos:

  • Los tejidos cambian (pierden elasticidad, tonicidad y flexibilidad, desplazándose hacia abajo), las tendencias y los estilos en boga se modifican constantemente y los gustos varían conforme pasa el tiempo. Estas son variantes que se deben considerar al momento de someterse a esta intervención.
  • No se puede realizar en personas con diabetes no controlada, ya que al aplicar el pigmento en la primera capa de la piel podría correrse el riesgo de insuficiencia o bloqueo de absorción.
  • Tampoco es recomendable ejecutar esta técnica en gente con marcapasos, pues la vibración del dispositivo utilizado para llevar a cabo la micropigmentación podría dañarlo.

 

“Este procedimiento, como todos los concernientes a la cirugía estética, debe realizarlo un médico certificado por la Asociación Mexicana de Cirugía Plástica Estética y Reconstructiva A.C. (AMCPER), en una unidad habilitada con los medios de asepsia que garanticen que no se contaminará de bacterias o virus al paciente”, indica Mantilla Ramírez.

No olvides checar:

  • El color. Si tus cejas son muy oscuras, primero es recomendable aclarar un poco el tono con tinte, para empatar perfectamente el matiz que se aplicará.
  • Cinco días después del procedimiento hay que aplicar una pomada de caléndula para conseguir una óptima conservación del pigmento.
  • No se puede nadar en piscinas, pues el cloro desprendería o dañaría el pigmento.
  • No se deben manipular las cejas durante 10 días. Al lavar la cara o desmaquillarla, se debe hacer alrededor de las cejas y, de preferencia, no tocarlas, limpiarlas o someterlas a productos que puedan resultar agresivos (tónicos, lociones, sueros, cremas, etcétera).
  • A las personas que no tienen cejas y se sometieron a la micropigmenación, se les recomienda retocarlas cada tres meses.
  • En algunos casos el retoque intermedio, es decir, el que se sugiere antes de transcurrido un año, tal vez no sea necesario, pues es posible que el vello crezca de nuevo y, en consecuencia, es posible que la micropigmentación logre nivelarse con el pelo natural.