fLash Blog

¿Tienes un abdomen rebelde?


Creado por Mirada Flash el 15 mayo 2017

Share




Haces cientos de abdominales, no comes postre ni bajo amenaza de muerte, caminas muchísimo… y nada, no consigues marcar tu abdomen.

Los motivos pueden ser tantos que, seguramente, hay algo que estás pasando por alto. Gunnar Peterson y Justin Gelband, entrenadores personales de varias celebridades, revelan los errores más comunes que te impiden lucir un envidiable six pack.

1. ¿Sólo abdominales? ¡Error! Aunque hagas un millón, los músculos abdominales no se marcarán más rápido. Si no llevas una alimentación adecuada, de nada servirá que te mates haciendo estos ejercicios. Otro punto: la versión tradicional no es tan recomendable, pues la flexión repetida de la columna puede provocar hernias y protusiones discales. La opción: realizar diversos tipos de planchas, que trabajan la función del abdomen (estabilización del tronco) y no la flexión, como ocurre con las típicas abdominales.

2. Acuérdate del lumbar El trabajo de abdomen contempla desde la cadera (glúteos, abductores y musculatura de la zona) hasta el lumbar, el abdomen y algunos músculos del torso. Por ello, el trabajo del área lumbar, más que ayudar a marcar el abdomen, lo que hace es equilibrar, pues debe haber un balance entre la musculatura agonista (que realiza el movimiento) y antagonista (que se opone al mismo). Lumbar y abdomen son músculos agonista y antagonista, y si existe estabilidad entre ambos, el desarrollo será mejor.

3. Hey, cámbiale Olvídate de la idea de hacer ejercicios únicamente en posición horizontal. Según Peterson y Gelband, hay muchos otros que se ejecutan de pie y gracias a los cuales se trabaja indirectamente el abdomen, cuya misión es mantenernos erguidos. Los más indicados: sentadillas y deadlift.

4. Dile sí al cardio Para vanagloriarse de un six pack es importante quemar grasa corporal, y las rutinas cardiovasculares ayudan. Las opciones más interesantes son el High Intensity Interval Training (HIIT), para mantener el metabolismo acelerado y eliminar grasa durante más horas, y running, pues al conservar el tronco erguido los abdominales realizarán un mayor trabajo.

5. ¿Entrenas diario? Si únicamente vas al gimnasio una o dos veces por semana, puedes seguir soñando con un abdomen perfecto que no lo vas a conseguir. Peterson y Gelband señalan que cuatro días de entrenamiento semanales son suficientes para conseguirlo. Alcanzar esta cifra de forma constante no es tarea fácil pero, como dicen por ahí, no pain, no gain.

6. Bájale a las calorías Si hay una capa de grasa cubriendo tus abs, estos nunca se distinguirán. Aunque parezca increíble, puedes hacer que se marquen sin ejecutar un solo ejercicio abdominal, pero no lo conseguirás sin seguir una alimentación que reduzca significativamente tu porcentaje de grasa corporal. Recuerda que al consumir más calorías de las que tu cuerpo necesita y es capaz de aprovechar, parte de ellas se almacenarán como grasa.

7. Nuestros genes El factor genético desempeña un papel fundamental cuando de conseguir ese abdomen anhelado se trata. Hay personas que tienden a acumular grasa en otras zonas, pero se les marcan los abdominales sin problema; no obstante, hay otras que almacenan lípidos justamente en esta área, por lo que les resulta difícil lograr una buena definición, pues es la última región corporal en perder grasa.

8.¡Maldito estrés! La enfermedad del siglo XXI esenemiga de un abdomen tonificado, ya que genera más cortisol, conocida como “la hormona del estrés”. El cortisol tiene la capacidad de aumentar el índice de grasa corporal y hacer que disminuya la masa muscular. Si esto ocurre, se verá directamente reflejado en el abdomen.

9. ¿Cuántas horas duermes? Este punto está relacionado con el anterior, pues dormir ocho horas reduce la producción de cortisol. Además, la falta de sueño incide sobre la leptina, hormona que controla el hambre y la saciedad. Si duermes pocas horas afectarás su regulación y tendrás la sensación de estar hambrienta, por lo que consumirás más comida de la que necesitas. Conclusión: aumento de peso y acumulación de grasa en esta zona.

10. Cuestión de edad Ni modo, los años pasan… ¡y pesan! La edad influye en el proceso de definición abdominal, pues a medida que envejecemos el metabolismo se vuelve más lento, lo que significa que quema menos grasa y es necesario hacer un mayor esfuerzo para eliminar esa capa que no deja asomar los deseados abs.